¿Arrancamos? (avance de L’Estrella de L’H)

L’associació Foment de la Informació Crítica avança el contingut de L’Hospitalean2, una crònica setmanal de la ciutat de L’Hospitalet de Llobregat que es publicarà a L’Estrella de L’Hospitalet, un nou mitjà de comunicació local que sortirà a la llum pròximament.

¿Arrancamos? (crónica del 3-9/09/18)

El curso político ha arrancado con fuerza en ’Hospitalet de Llobregat. En poco más de una semana hemos recibido la visita de dos ministros, una consellera y un conseller de la Generalitat, la presentación de una plataforma política y una propuesta para formar una candidatura independentista en la ciudad (*). Déu n’hi do! Si esto ocurre a principios de septiembre, no quiero imaginar qué pasará cuando se acerquen las elecciones, el próximo 26 de mayo. ¿O será que ya ha comenzado la campaña electoral?

Por si acaso, la alcaldesa de L’Hospitalet y miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, Núria Marín, ha aprovechado la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa para invitar a algunos ministros a visitar la ciudad y, de paso, solicitar ayuda para desarrollar algunos de los proyectos anunciados durante la legislatura. Así ha sucedido con la visita del ministro de Cultura y Deportes, José Guirao, a quien le han explicado el proyecto del Distrito Cultural y requerido apoyo para rehabilitar el Edifici Molí. Y así ha ocurrido con la visita del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, quien ha dado por hecho el soterramiento de las vías que atraviesan la ciudad.

 

Esta semana los hospitalenses también hemos acogido la visita de dos miembros del Govern català. El jueves nos ha visitado la consellera de Salut, Alba Vergés, para firmar el Pacto de Salud y Bienestar 2018-2021 que prevé una inversión de “al menos 56,9 millones de euros en equipamientos sanitarios de la ciudad”.  Y el viernes Marín ha recibido al conseller de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet, para anunciar que las estaciones de Provençana y Ciutat de la Justícia de la línea 10 Sud en L’Hospitalet comenzarán a funcionar en febrero y octubre de 2019, respectivamente.

A grandes proyectos, grandes críticas

El principal partido de la oposición en la ciudad, Ciudadanos, ha calificado el Pacto de Salud y Bienestar como una “nueva venta de humo”, pues considera que se trata de un “un reciclado de promesas incumplidas de hace una década, como el CAP Florida Sur o el CAP Santa Eulalia Norte”. La acusación merecería un buen dossier adjunto, al menos tan detallado como el que incluye la Generalitat en la nota de prensa del Pacte de Salut i Benestar, que no el comunicado del Ajuntament. Un buen motivo, por cierto, para reunirse con los vecinos que reclaman más concreción todavía.

 

La visita del conseller de Territori, por su parte, ha reavivado la polémica sobre el Plan Director Urbanístico Granvia-Llobregat (PDU), un proyecto que afectará aproximadamente al 8% del territorio hospitalense y que ha generado una gran controversia política y social. Las críticas han venido por parte de los partidos políticos Canviem-LH (ICV-EUIA-Pirates), Esquerra Republicana de Catalunya, CUP-PA y la plataforma de vecinos No més blocs. ERC y la CUP han lanzado su mensaje en internet, mientras que Canviem-LH y No més blocs han optado por el cara a cara. Mucho más valiente y mucho más informativo. Sólo hay que ver la cara de los presentes, que esta cronista no califica para evitar caer en un exceso de subjetivismo. Lo que sí resulta indiscutible es que el abaratamiento de los aparatos tecnológicos y la simplificación de las aplicaciones informáticas constituyen un beneficio indiscutible para conocer los múltiples ángulos de la realidad. Juzguen ustedes mismos.

 

 

Palabras e imágenes versus hechos

Durante la semana esta cronista ha podido asistir a la presentación de Socialistes per la República, “un espacio de reflexión, debate, generación de ideas y de propuestas” que buscar convertirse en “una voz activa de todas aquellas personas provenientes de las tradiciones socialistas y catalanistas de nuestro país, un marco informal pero bien real para compartir y trabajar en defensa de los valores del socialismo, la libertad nacional y el proyecto republicano”, según figura en el manifiesto que han hecho público por primera vez en L’Hospitalet de Llobregat. Los firmantes del mismo consideran que ERC es la organización central en el espacio catalanista y que, con su aportación, el partido “puede acercarse a la condición de fuerza hegemónica progresista”.

Confirmado. La campaña electoral ha comenzado. Esto significa, entre otras cuestiones, que los ciudadanos y ciudadanas ya podemos comenzar a agudizar nuestros sentidos para encontrar hechos en medio del aluvión de imágenes y palabras. El caso de Socialistes per la República podría ser un ejemplo. La sala que hay a la entrada de la Biblioteca Tecla Sala debería haberse quedado pequeña para acoger a la fuerza central de Catalunya, cuando no ha sido así. Ahora bien, han habilitado mesas para los periodistas, qué más se puede pedir…

La puesta en escena es impecable: han conseguido una primera fila con el vicepresidente del Govern y número 3 de ERC, Pere Aragonès, y el conseller de Acció Exterior y exdirigente del PSC, Ernest Maragall;  nueve personas explican de dónde vienen, dónde se encuentran y hacia dónde van; emiten un vídeo donde figuran valores como la libertad, la dignidad, la igualdad, la justicia…; difunden otro vídeo con el apoyo y los ánimos del exconseller de Salut que se encuentra en Bruselas, Toni Comín… Se suceden los discursos, las palabras, y todo pinta bien: una plataforma de debate para defender una posición legítima.

socialistes_republica_estrellalh_okFuente: Estrellalh/Eva Jiménez

Sin embargo, sucede algo extraño. Se habla de recuperar la tradición socialista, de poner en valor los grandes valores socialistas… Y no veo a nadie del PSC de L’Hospitalet en la sala, y mira que el socialismo gana las elecciones en la ciudad desde que estrenamos la democracia. Ah, que es que aquí están los socialistas republicanos, y allá los “culpables del 155”, los “traidores”, en palabras de Elisenda Pérez, senadora de ERC y exmilitante del PSC. Ah, perdón, que es que yo pensaba que esto era una plataforma para debatir. Debo de haber leído mal el primer párrafo…

Tampoco resulta coherente que Aragonès y Maragall no quisieran hacer declaraciones a los periodistas antes y después del acto. Es cierto que al final del evento se invitó públicamente a los periodistas a formular las preguntas que quisieran, y también que ningún profesional aprovechó la oportunidad para hacerlo. Hablando con un compañero de una agencia de noticias, me dio la impresión de que no tocaba hacerlo, de la misma manera que no conviene insistir cuando un conocido te da largas con un “ya quedaremos”. Discrepo y prometo espabilarme para la próxima ocasión. Los periodistas no podemos renunciar a nuestro papel de preguntar lo que cuestionaría un no convencido que probablemente no acude a este tipo de actos más propagandísticos que informativos, más cerrados que abiertos, por mucho que se hable de debate, generación de ideas y propuestas.

Más coherente parece el portavoz de Junts per L’Hospitalet (antigua CiU), Jordi Monrós, que ha invitado a ERC y la CUP a tejer una gran lista que “tiene que permitir hacer latir con fuerza el sentimiento independentista y democrático en el consistorio de nuestra ciudad”. Ahora bien, también hay que decir que la invitación se ha realizado a través de los medios de comunicación y que los periodistas desconocemos cuál es el plan de trabajo y calendario de ejecución del concejal.

Estos dos ejemplos ocurridos esta semana también me hacen pensar en algo que tan sólo puedo esbozar, pero que puede resultar útil de cara a observar lo que ocurre esta próxima Diada de Catalunya. Observe el lector o lectora cómo algunos movimientos político-sociales intentan apropiarse de valores universales como la libertad, la igualdad, la justicia, la democracia… Y, lo que tal vez sea peor, cómo despojan de estos valores a quienes no comparten una determinada ideología o visión de cómo deberíamos organizar la vida pública, consiguiendo precisamente el efecto contrario, esto es, reducir las posibles vías de diálogo y convivencia.

Cualquier partido o movimiento socio-político puede arrancar la campaña electoral cuando estime oportuno, siempre que eso no implique arrancar de cuajo las bases de la democracia, el humus del diálogo y la empatía –ponerse en el lugar del otro, aunque no te genere simpatía-. Para ello, necesitamos menos faltas de respeto y menos fuegos artificiales, más argumentos y más hechos. El periodismo en el que creemos y con el que inauguramos L’Estrella de L’Hospitalet apuesta por la fuerza de la razón, frente a la razón de la exclusión que, esperemos, no derive en la sinrazón de la violencia. ¿Arrancamos?

Eva Jiménez Gómez, periodista y presidenta de FIC-LH

 

(*) A última hora del domingo, L’Hospitalet ha recibido la visita de Chakir el Homrani, conseller de Treball, Afers socials i Famílies; y una nueva visita, esta vez de carácter informal, del conseller de Territori, Damià Calvet. Seguiremos informando…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s